Martes 20 septiembre 2022

Tendencias en tejidos: Otoño-Invierno 2023/2024

Estand de Gratacós en la Fashion Rendez-Vous. © Première Vision / Alex Gallosi

Ya tenemos a punto la nueva colección de tejidos que corresponde a la temporada Otoño-Invierno 2023/2024. Y ésta, ha vuelto a levantar muchas expectativas entre los proveedores que nos han visitado en la Première Vision Paris celebrada en julio, y en la primera edición de Fashion Rendez-Vous de principios de septiembre, el nuevo certamen de moda que complementa a la gran feria parisina. Este optimismo junto con las ganas de encauzar el sector textil para volver a la estabilidad prepandémica, nos animan a seguir creando nuevas colecciones de tejidos que aúnan creatividad, innovación y sostenibilidad. Los tres pilares que sostienen el saber hacer de Gratacós.

A grandes rasgos, la colección decodifica y analiza las tendencias emergentes para tomar decisiones de color, textura y materia que estructuran la temporada. En la definición de la nueva propuesta hemos valorado especialmente las expectativas de nuestros clientes, la calidad (clave para la longevidad de los tejidos) y la lucha por el medio ambiente. Por eso decimos que la nueva colección es más sensible con la sostenibilidad, la sociedad y el medio ambiente porque creamos y realizamos tejidos con los que soñar despiertos. Es tiempo también para pensar, respetar nuestros tiempos, comunicarnos con nuestros públicos, protegernos y procurar una prosperidad 360º.

A continuación, vamos a entrar en detalle de cada uno de los aspectos de la nueva colección Otoño-Invierno 2023/2024.

El concepto

La moda es una esponja porque absorbe lo social, lo político y lo ambiental. Es una industria de resiliencia que tiene la capacidad de recuperarse de situaciones complicadas para seguir avanzando hacia el futuro con nuevas propuestas que se adaptan a los momentos de incertidumbre.

Esta temporada tenemos la necesidad de verbalizar, expresar, transmitir y comunicar a través de los tejidos como pensamos, qué sentimos y qué deseamos. El tejido en este aspecto es el medio de expresión. Un conducto que recoge las experiencias humanas y apela a la personalidad de cada individuo. A principios de la pandemia, la concepción del tejido era el instinto de protección y cuidado de las personas. Ahora es el medio de expresión individual. Por eso nos preocupa elegir el peso, el aspecto, la tactilidad, la nobleza de sus fibras para realizar creaciones excepcionales. El tejido habla por sí mismo. El tejido habla de nosotros mismos.

Vista general de la Fashion Rendez-Vous. © Première Vision / Alex Gallosi

Los tejidos y los hilados

Más allá de la identidad y la autoexpresión, los tejidos de la nueva colección están pensados para emocionar. Para ello, en esta nueva temporada promovemos enfoques de moda más atrevidos y personales, navegando siempre entre la discreción y la extravagancia. Conceptos como tactilidad expresiva, imágenes frescas y coloraciones innovadoras se incorporan dentro del equipo de diseño para experimentar con la materia.

Los tejidos también navegan entre los poderosos contrastes. Los clásicos sobreviven a la marea de las tendencias: artículos como el tweed, el cuadro Harris, el cheviot, las espigas de lana que provienen de la tradición anglosajona se mantienen una temporada más, pero se reinterpretan con motivos decorativos. Los tejidos acolchados son perfectos para las prendas de abrigo y los volúmenes que se construyen con relieves se vuelven clave para construir la moda de invierno. Al otro lado, convive la fantasía, una tendencia en auge que se traduce por una apuesta en augmento por los artículos brillantes: destellos de lentejuelas, iridiscencias, paillettes de gran tamaño y cristales, junto con jacquards llenos de fantasía de color y brillo. En la nueva colección también abundan los artículos metalizados y mineralizados: tejidos con reflejos y sedimentos de cristales de hierro como carbones iridiscentes. Insertamos reflejos metálicos y minerales.

En cuanto a hilaturas, los proyectos de sostenibilidad son cada vez más necesarios, y consideramos que el suministro de fibras e hilatura reciclada es un punto imprescindible para volver a integrar en el circuito textil los residuos creando una nueva materialidad a favor de la imprescindible circularidad. Por eso, en Gratacós trabajamos con fibras más respetuosas porque un tema de responsabilidad medioambiental. Esta lucha medioambiental también está ligada a la aceptación de precios más altos y calidades éticamente más ricas sin perder el valor añadido estético que particulariza al sector.

Una visitante observa los últimos tejidos de la temporada en la feria Fashion Rendez-Vous. © Première Vision / Alex Gallosi

El color

La temporada Otoño-Invierno 2023/2024 destaca por la versatilidad de los colores en sus múltiples matices, a la vez esenciales y maximalistas. Una gama cromática que amplifica la belleza de los materiales. Para un exceso verdaderamente desaturado se enfoca en el lujo impactante y el drama.

La densidad de los colores oscuros potencia el vigor de los tonos intermedios y amplifica la visibilidad y carácter de los tonos más brillantes para una nueva identidad en las armonías. Algunos tonos juegan con sus versiones más densas y brillantes para tener un efecto iluminador que nos sirve para ofrecer esquemas de color modernos y disruptivos, que se pueden asociar con una neutralidad acogedora.

En esta nueva colección, la paleta estará formada por tres niveles de color. La primera gama es la más saturada y brillante, y juega al contraste. La llamamos la gama de tonos dopamina. Es una línea de colores intensos y emotivos que suprime todas reglas clásicas de composición para sacar a relucir una pasión vigorosa. El naranja, el magenta, el verde y el fucsia enfatizan los contrastes en las mezclas de colores para crear harmonías sorpresa. La segunda gama es más discreta y la componen varios tonos neutros que modulan iridiscencias oxidadas, mezclando armoniosas combinaciones y tonos brillantes que se reencuentran. El gris perla, el rosa antiguo, los colores tierra, los lilas profundos… forman parte de esta segunda línea de color. Son tonalidades sofisticadas y carismáticas que evocan al lujo en su versión más sutil. Por último, la tercera gama se balancea entre la naturaleza y el mundo rural. Para captar este universo sereno y tradicional utilizamos colores cálidos y profundos que se interrumpen con brillo. Los tonos terrosos, los verdes pálidos o los azules apagados son clave en esta gama para ofrecernos un clasicismo recuperado que nos conecta con el pasado y la memoria, sin que por ello nos ofrezca un aspecto vintage.

Detalles de tejidos en el certamen de moda Fashion Rendez-Vous. © Première Vision / Alex Gallosi

Los aspectos y los diseños

La temporada Otoño-Invierno 2023/2024 destaca por una nueva sensorialidad híbrida en los tejidos que se consigue a golpe de creatividad e ingenio. No nos conformamos solo en elaborar artículos bonitos, sino que deben inspirar belleza. Para ello, en materia de aspectos destacaremos los relieves enfatizados para reflejar el movimiento de las texturas.

Actualmente la moda transita entre la comodidad del estilo urbano o más streetwear con la elegancia de la sastrería que es un clásico imbatible y, por último, la sofisticación de las prendas más extravagantes. Por este motivo, los artículos que creamos tienen que satisfacer todas las demandas existentes en el mercado. En concreto, nos interesan los artículos funcionales, versátiles e híbridos que respondan a varios estilos diarios, pero también los artículos más fantasiosos para dar respuesta a esta apuesta por la evasión que conlleva la moda después de la pandemia: materiales suntuosos, volantes extravagantes y lentejuelas de todo tipo y tamaños.

En materia de diseños, esta temporada está representada a través de ideas sobre la exploración de las posibilidades ilimitadas de las formas y de la mezcla con el arte. Hay una fuerte relación entre la tradición y la emoción. Una colección que va hacia una modernidad muy expresiva, queremos sobre todo despertar la alegría.

Para trasladar la tendencia, en esta colección triunfan los motivos contrastados: desde los delicados e imperceptibles tono sobre tono, hasta los macro diseños en colores fuertes y vibrantes para una opulencia visual sin complejos. También se exploran los contrastes juguetones de proporciones que se trabajan juntos. En materia de estampados abundan los diseños abstractos que se inspiran en un caleidoscopio de reflejos múltiples. También los diseños monocolores en Jacquards y estampados, en contraste con una desbordante expresividad multicolor.

Por último, no faltan en la nueva temporada los diseños de cuadros que sorprendan, los exóticos paisley, los ornamentos casi barrocos, la delicadeza de las flores que se vuelven más artísticas y menos evidentes y las fantasías otoñales para una estética decorativa, cálida y reconfortante.

En definitiva, tenemos muchas ganas de presentarte el imaginario de toda una temporada ecléctica y versátil, que explora nuevos límites donde el ingenio del equipo creativo está al servicio de la belleza y la sensorialidad. ¡Pronto descubriréis la nueva temporada en el espacio Gratacós!

Lunes 05 septiembre 2022

Marrón mundano y cotidiano

Marrón. Ya de entrada suena feo y antipático, desencadena alguna burla y en general, representa un color poco apreciado: Sólo el 1% de las personas reconocen tenerlo como favorito, siendo la tonalidad que más rechazo genera entre la población. A nivel psicológico, el marrón tiene connotaciones negativas porque se asocia con lo viejo y anticuado, a la pobreza, a la suciedad o a la cotidianeidad. Lo ordinario se representa de marrón. Lo discreto también porque el marrón, al ser la mezcla de los colores primarios, pasa desapercibido. Estas asociaciones mentales se relacionan con la historia de la vestimenta y el uso que se le dio en el arte, a este menospreciado color. A pesar de ello, el marrón también tiene un reverso luminoso: representa la tierra y está presente en la naturaleza, a través de la flora y la fauna. En diseño y decoración, el marrón es muy apreciado porque remite a la calidez, al recogimiento y al bienestar. Los ambientes rústicos, con gran presencia de maderas, pieles y barro y arcilla son de tonalidades pardas. A continuación, os explicamos algunas curiosidades de esta reservada tonalidad imprescindible en otoño, la estación que psicológicamente asociamos al marrón.

El origen del marrón

El marrón siempre ha estado ahí, y abunda a nuestro alrededor. Estos tonos son muy comunes en la naturaleza: las cortezas de los árboles, la piel y el pelo de los animales, la tierra arcillosa, los suelos áridos, los flujos del lodo… El marrón representa la madre tierra, donde emana con toda su fuerza, su naturaleza, y, por lo tanto, la vida y la muerte. La madurez es marrón por eso en otoño, este color resplandece en toda su intensidad. Las flores pierden su juventud y las hojas se tiñen poco a poca de esta tonalidad para anunciar el fin de su ciclo.

Etimológicamente, el nombre del color es un galicismo. Remite a “marron” que significa castaña en francés. Esta palabra se introdujo a mediados del siglo XIX para designar a lo que antes se conocía como castaño. Fue tanta la aceptación y el uso entre la población del término que se introdujo al diccionario normativo en 1927. Por lo tanto, no hace ni un siglo que nuestra lengua ha aceptado la palabra marrón para designar al color castaño o pardo. A pesar de ello, hoy en día seguimos usando el viejo adjetivo para nombrar al pelo y cabello que no es ni rubio ni moreno.

El color de la humildad y la pobreza

Históricamente, el marrón siempre ha sido un color abundante, fácil de producir y en muchos casos, representaba los tejidos sin teñir a través de piezas elaboradas de borra y pelo de cabra, ciervo y liebre hilados con lino y cáñamo crudos y parduscos. Por lo tanto, la ropa de color marrón era la original y no necesitaba ningún tratamiento añadido. Desde la Grecia Clásica y prácticamente hasta finales del siglo XVIII, las piezas de ropa de colores luminosos como el rojo, el azul de ultramar, el verde o el amarillo dorado eran símbolo de estatus -eran colores caros de producir- y estaban reservadas a las clases privilegiadas. Las prendas sin teñir mostraban claramente una condición inferior y por eso, las clases populares las usaban con frecuencia, siendo el marrón el color vinculado con la sencillez, la humildad y la pobreza. Por ejemplo, en la Antigua Roma, la ropa marrón se asociaba con los pobres o los bárbaros -aquellos pueblos que no dominaban las artes tintoreras-. El término que se utilizaba para dirigirse a los plebeyos era “pullati”, que significa literalmente aquellos vestidos de marrón. En la Edad Media, se consideraba el marrón como el color más feo del espectro porque era el color que vestían los campesinos, los siervos, los criados y los mendigos. También representaba un color abundante, corriente y vulgar, valores opuestos a la opulencia de la nobleza. Por lo tanto, el marrón se veía como un color mundano, asociado a la muchedumbre, la turba y por qué no, a la suciedad. Heces, lodos y betunes son marrones y rodeaban frecuentemente la plebe.

Si el marrón también representaba símbolo de la humildad, no era de extrañar que los primeros monjes cristianos utilizaran este color para predicar una vida sencilla, alejada de toda clase de lujos. Cuando se establecieron los colores para las distintas órdenes, los colores pardo y gris vestían a los monjes que hacían voto de “máxima pobreza” como los franciscanos conocidos por sus túnicas marrones como símbolo de humildad cristiana. El marrón fue también, durante siglos, el color del luto de los pobres porque los tejidos teñidos de color negro resultaban inaccesibles para las clases más populares.

Un cambio de concepción

El ideal estético de los colores vibrantes duró mientras se mantuvo el elevado el coste de los tintes luminosos. Este paradigma empezó a cambiar a partir del siglo XVIII cuando se pudo teñir por primera vez los colores puros (rojo, azul y verde eran los más valorados) a precios razonables. Este hecho cambió el sistema de valores: los colores puros se consideraron entonces simples, y el arte del tintorero se transformó en el arte de mezclar tintes. De ahí surgió, en la época rococó la predilección por los colores pastel, y la introducción del castaño como color de moda entre la nobleza. Para obtener el codiciado marrón se teñían varias veces con diversos colores, unos después de otros, para obtener un tono más variado. Por ejemplo, Luis XVI sentía predilección por los colores pulga (los llamaba, coleurs de puce) con matices muy variados: pulga vieja, pulga joven, espalda de pulga, cabeza de pulga, pierna de pulga… Todos se reverían a un tipo de marrón distinto.

Goethe por otro lado, consideraba los colores puros como algo desdeñable, puesto que eran difíciles de combinar en la vestimenta de las personas sofisticadas: “El uso de colores enteros sin duda tiene muchas limitaciones; en cambio, los colores como sucios, muertos, los llamados colores de la moda, muestran muchísimas gradaciones y matices, la mayoría de los cuales tiene su gracia”, decía. Los “colores sucios” eran todos los tonos marrones, y los “colores muertos” se refería a los que se oscurecían de negro con sus distintas variaciones que eran más versátiles. Es así, como progresivamente la cultura alemana le dio un vuelco total al significado del marrón. De la plebe y la marginación pasó a representar la cultura y el buen gusto de las clases altas.

El marrón en el arte

Aunque el marrón se ha utilizado en el arte desde tiempos prehistóricos, esta tonalidad raramente su usaba en el arte hasta el Renacimiento. En la Edad Media, por ejemplo, los artistas preferían colores brillantes y distintivos para pintar cuadros o ilustrar libros religiosos. En los siglos XVII y XVIII el marrón tuvo un mayor uso. Caravaggio y Rembrandt usaron varias tonalidades de marrones para crear efectos de claroscuro, donde el sujeto se distinguía de la oscuridad. Rembrandt también agregó sombra a las capas de tierra de sus pinturas porque promovió un secado más rápido. El artista comenzó a usar un nuevo pigmento marrón, llamado Cassel earth o colonia tierra. Este era un color de la tierra natural compuesto por materia orgánica, como el suelo o la turba. Fue utilizado por Rubens y Anthony van Dyck, y más tarde se hizo conocido comúnmente como marrón Van Dyck. Los impresionistas franceses del siglo XIX no fueron muy adeptos al color en cuestión, en excepción de Paul Gauguin que creó retratos luminosos de color marrón de las personas y los paisajes de la Polinesia francesa.

Un color apreciado en moda

Tradicionalmente, se pensaba que la persona que vestía de marrón transmitía al mundo que quería pasar desapercibida. El efecto psicológico que causa es el de ser un color corriente, hasta mediocre. De hecho, existen aún normas adscritas en cuestiones de vestimenta que se remontan a este imaginario de los colores. Por ejemplo, se dice que los ejecutivos de alto rango tienen prohibidos los trajes marrones porque desmerecen su estatus.

Más allá de ciertas creencias o tradiciones, la moda ha adoptado el marrón en su lecho y le ha dado infinidad de posibilidades. El marrón es un tono cálido y profundo, desprende magnetismo, es fácil de combinar, y por lo tanto se adapta a la perfección en infinidad de looks porque hace de su discreción, su mejor baza. No en vano se le considera un neutro como el blanco, el negro o el azul marino. A pesar de estar relacionado tradicionalmente con el otoño, el marrón este 2022 se ha llevado en primavera y en verano, a través de looks juveniles y frescos que han seguido algunas celebridades y prescriptoras de moda como Cardi B, Dua Lipa, Selena Gómez, Kendell Jenner o Rihanna. Llevarlo en versión total look ha sido también la preferencia de las grandes firmas de moda.

En Gratacós queremos mostrarte algunos de los tejidos clave de la nueva temporada en tonalidades marrones para demostrarte todo su potencial. También encontrarás otros artículos a precios rebajados. En nuestra tienda online los encontrarás disponibles.

En definitiva, el marrón nunca pasará a la historia de los colores más significativos, pero caminará de la mano de ella gracias a su naturaleza sencilla, versátil y discreta.

Jueves 28 julio 2022

Los cuadros Vichy: del campo a la pasarela

El cuadro Vichy es imperecedero. Sobrevive a las tendencias y a los ciclos de la moda y se sofistica a través de diseños arriesgados y tejidos que van más allá del clásico algodón de sus orígenes. Los más típicos combinan sobre fondo blanco colores como el negro, el rojo, el azul o los tonos pastel. Hace décadas, estos cuadros pequeños asociados con la libertad y la vida campestre, decidieron abandonar el campo para seducir las grandes estrellas del celuloide y, acabar más tarde en la pasarela reconvertidos en un motivo actual que se transforma según los gustos y exigencias de las nuevas generaciones.

Judy Garland en ‘El Mago de Oz’(1939) y un cartel publicitario de la época

De Malasia a Vichy

¿Sabías que el motivo Vichy procede de Malasia? Se le llama originalmente gingham pattern. El tejido, inicialmente rayado, era hecho en hilo de algodón teñido y, además de ser económico, se podía utilizar del derecho y del revés. Esta última peculiaridad fascinó a los británicos que decidieron importarlo a Inglaterra durante la soberanía de Isabel I. Entonces se producía en Manchester y se introdujo la versión con pequeños cuadros a partir de un trazado de líneas horizontales y verticales. Estas primeras versiones se utilizaban en textiles decorativos como tapicería y mantelería. En el mundo de la confección, llegó a mediados del siglo XIX cuando Napoleón III, emperador de Francia, convirtió a Vichy, en la principal ciudad de producción del tejido homónimo. A partir de aquí, los cuadros Vichy empezaron a vestir los trajes y vestidos de inspiración romántica de las clases aburguesadas en sus momentos vinculados con el ocio y el aire libre, dotándolo de un encanto bucólico y pintoresco. Nacía un tejido reinventado que se asociaría una década más tarde con el chic parisino de espíritu campestre.

Katherine Hepburn y Lauren Bacall encarnan el mito de la femme fatal con sus vestidos de cuadros Vichy

El séptimo arte se rinde a sus pies

El cuadro Vichy se hubiera quedado relegado al campo -en el siglo XX también lo utilizaban las clases trabajadoras-, sino fuera por la visión de los diseñadores y el personal encargado de vestir a las estrellas del cine. De esas reminiscencias campestres, de las mantelerías y los delantales o del universo naíf y bucólico surgió el vestido azul que lucía Judy Garland en ‘El Mago de Oz’ (1939). Despojadas de los aires inocentes de Garland, otras estrellas de cine que encarnaron el mito de las femmes fatal como Joan Crawford en la película ‘Rain’ (1932) o Katherine Hepburn en ‘Escandalo en Filadelfia’ (1940), Lauren Bacall en ‘Tener y no tener’ (1944) o Ingrid Bergman en ‘Notorious’ (1946), le supieron dar un toque más contemporáneo. Sus vestidos ceñidos o trajes dos piezas en cuadros Vichy acompañados de cinturones tipo corsé o tacones altos encarnaban una feminidad sensual y poderosa a los personajes que interpretaban. Eran mujeres de armas tomar. A partir de ese momento, todas las celebrities americanas empezaron a lucirlo desde Jackie Kennedy a Marilyn Monroe.

Brigitte Bardot con dos trajes icónicos de cuadros Vichy

Brigitte Bardot populariza los cuadros Vichy

Los cuadros Vichy también tuvieron buena acogida en el universo de las pin-ups de los años 50. Esas modelos retratadas sonriendo y en actitud sugerente que aparecían en las portadas de revistas, libros o calendarios para desafiar con su cuidadosa picardía, los acatados cánones estéticos de la época. A pesar de ello, quien extendió este tejido por todo el mundo fue Brigitte Bardot cuando en 1959 se casó con Jaques Charrier y para la ocasión, lució un vestido Vichy hecho a medida diseñado por Jacques Estrél. Unos años atrás, la actriz francesa no pasó desapercibida con una falda voluptuosa en forma de A de cuadros Vichy azules en la película ‘¿Quieres bailar conmigo?’ (1953).

Marilyn Monroe con unos pantalones de cuadros Vichy

Los siguientes años fueron decisivos en la consolidación de los cuadros Vichy en la moda prêt-à-porter. Marilyn Monroe y Audrey Hepburn lucían prendas de cuadros Vichy en sus looks más icónicos, cada una respetando su estilo, aunque era habitual verlas en pantalones con este motivo. Otro icono sensual de la época: Jane Birkin también lo lucía en la película ‘La Piscina’ (1966) con Alain Delon. Se ve con un vestido de cuadros negros y en una falda vichy azul marino. Otros iconos de estilo más contemporáneos como Linda Evangelista en la pasarela de Versace de los años 90 o la princesa Lady Di, también inmortalizaron algunos looks con estos cuadros en cuestión.

Looks del diseñador Victor von Schwarz

Los cuadros Vichy en la actualidad: ¿cómo llevarlos?

No hay prácticamente verano sin cuadros Vichy. Este tipo de cuadro se perfila como un clásico de la temporada que aparece con las altas temperaturas y siempre en una última versión renovada: cuadros más o menos pequeños, distintos colores, en tejidos más elaborados… En vestidos veraniegos de estilo campestre, en shorts y leggins ajustados para un look más urbano, en tops de mangas voluminosas o hasta en complementos como bolsos y zapatos.

En Gratacós nos gustan los cuadros Vichy y desde nuestro departamento creativo estamos atentos a las tendencias futuras para hacer siempre tejidos con este tipo motivo que sorprendan a nuestros clientes. Desde opciones clásicas hasta artículos más sofisticados que incorporan tonos fuera de lo común o elementos brillantes como las lentejuelas. Te damos algunas ideas y sugerencias con tejidos de cuadros rebajados que también puedes encontrar en nuestra tienda online. En la variedad está el gusto…

Jueves 14 julio 2022

‘Cine y moda’ por Jean Paul Gaultier

El diseñador de moda y director artístico de la muestra, Jean Paul Gaultier, en CaixaForum Barcelona.

Jean Paul Gaultier es el enfant terrible de la moda por méritos propios. Aunque ya no esté encabezando a nivel creativo su marca homónima, ahora capitaneada por su sucesor Olivier Rousteing, Gaultier siempre será Gaultier. Un genio autodidacta. Transgresor e irreverente, pero desde su faceta amable. Un verso libre de la moda que la revolucionó en los años 70, 80 y 90 exaltando la diferencia, celebrando la diversidad, rompiendo estereotipos y explorando la belleza de los márgenes. A Gaultier no le interesaba lo clásico ni lo convencional, pero sí que investigó como a través de la ropa podía empoderar a las mujeres de su tiempo. Sus diseños eran la armadura perfecta para una nueva generación que quería expresar a través del atuendo su fuerza, dinamismo y libertad. Uno de los iconos de Gaultier, el corsé puntiagudo que lucía Madonna en la gira mundial ‘Blonde Ambition’ en 1990 se creó gracias a la influencia que ejerció la mujer que más le ha inspirado: su abuela y su amplio armario lencero que recuerda el enfant terrible de su infancia. 

Esta icónica prenda, entre otras se puede ver en directo en la nueva exposición estrenada en CaixaForum Barcelona: ‘Cine y moda. Por Jean Paul Gaultier’. Una exposición coorganizada por la Fundación La Caixa y La Cinémathèque francaise que propone un viaje ecléctico que entrelaza cine y moda con grandes creadores y artistas, desde la óptica personal del controvertido creador, como diseñador de vestuario y como cinéfilo. Para Gaultier no hay cine sin moda, y viceversa.

Backstage, desfile de Jean Paul Gaultier, colección Barbès, 1984, prêt-à-porter de mujer otoño-invierno 1984-1985. © William Klein.

Dividida en cinco ámbitos, la exposición de autor donde Gaultier plasma su mirada, revisa la presencia del mundo de la moda en el cine, las colaboraciones de grandes modistos en el vestuario de películas y la creación de los arquetipos masculinos y femeninos. El enfant terrible de la moda pone el acento en aspectos clave que están presentes en su trayectoria como diseñador como el empoderamiento femenino y presta atención a figuras heterodoxas de guerreros y guerreras, andróginos y travestis, así como a la influencia de las culturas rock, punk y queer que tanto han marcado la moda en los últimos años.

Tras su paso por Paris y Madrid, la exhibición, dedicada a la memoria de la cineasta Tonie Marshall, reúne en Barcelona un conjunto heterogéneo de más de 100 piezas de indumentaria que se muestran en cerca de 70 looks, fragmentos de más de 90 películas y 125 representaciones gráficas (carteles, bocetos, fotogramas y fotografías), entre originales y reproducciones, procedentes en su mayoría de la prestigiosa colección de La Cinémathèque Française y que se complementan con obras de más de veinte prestadores nacionales e internacionales. 

Díptico Marlene Dietrich. Masque & Narcisse, 2021. © Bastien Pourtout i Edouard Taufenbach, colección Pierre Passebon, 2021.

Entre los cerca de 70 looks icónicos del cine se encuentran vestidos que llevaron Grace Jones en ‘Panorama para matar’ (1985), Catherine Deneuve en ‘8 mujeres’ (2002), Grace Kelly en ‘La ventana indiscreta’ (1954); Sharon Stone en ‘Instinto básico’ (1992); Marilyn Monroe en ‘Eva al desnudo’ (1950); Seven Sinners de ‘Tay Garnett’ (1940); Brad Davies en ‘Querelle’ (1982) o como decíamos al principio, el célebre corsé rosa que enalteció a Madonna en su gira mundial. 

También, los trajes de ‘Superman’ (que vistió Christopher Reeve); ‘La máscara del Zorro’ (1998), con Antonio Banderas; el short que llevó Sylvester Stallone en ‘Rocky’, o el vestuario de Victoria Abril en ‘Kika’ (1993) que, junto con el de otras películas como ‘La mala educación’ (2004) o ‘El quinto elemento’ (1997), fue diseñado por Gaultier. En esta línea, también se exponen diseños de alta costura de Coco Chanel, Pierre Cardin, Hubert de Givenchy, Manuel Pertegaz, Balenciaga y Sybilla, entre otros.

Fotografía entre bastidores de la película ¿Quién eres tú, Polly Maggoo? 1966 © William Klein/ Films Paris New York.

Dos películas que marcan los inicios de Gaultier

Entre todo el desfile de looks, proyecciones y prendas clave, hay dos películas que ocupan un lugar de honor en la exposición y tienen que ver con los orígenes del diseñador. La primera cambiaría el rumbo de su vida. Gaultier tenía entonces 13 años cuando vió por primera vez de ‘Falbalas’ de Jacques Becker (1945). Un melodrama protagonizado por un costurero y ambientado en el ajetreo de una casa de costura durante la posguerra. Este filme es el “culpable” de que quisiera dedicarse al mundo de la moda. De ahí empezó a diseñar figurines que luego transformaría en diseños. La otra película que ha marcado al creador francés ha sido ‘¿Quién eres tú, Polly Maggoo?’ (1996) de William Klein, quien en el filme analiza su época con una mirada aguda y pone al desnudo los entonces incipientes reality shows. Se trata de una sátira de los delirios egocéntricos del mundo de la alta costura, donde en aquella época dominaba la era espacial en la que cayeron todos, desde el modisto misántropo hasta la redactora jefa más versátil.

Pedro Almodóvar, Victoria Abril y Jean Paul Gaultier en el plató de Kika, 1994 © Nacho Pinedo.

Moda y arte, actividades en paralelo

La exposición ‘Cine y moda. Por Jean Paul Gaultier’ estará abierta al público hasta el 23 de octubre. En esta ocasión, para indagar en las estrechas relaciones entre la moda y el arte, CaixaForum Barcelona ha organizado en septiembre, un ciclo de conferencias que plantea diálogos sobre de qué manera se influyen el arte y la moda: ¿es el arte la fuente de inspiración para la moda o son los códigos de la moda, las vías que escoge el artista para desarrollar su poética? El filósofo y sociólogo francés Gilles Lipovetsky, el arquitecto Manuel Blanco, los periodistas Isabel Margalejo y Carlos Primo, la divulgadora Charo Mora (responsable del ciclo) o la modelo Sita Abellán, son algunos de los nombres que ilustraran los vínculos entre la moda y el arte, la arquitectura, la literatura y la música.

Detalles de la exposición ‘Cine y moda. Por Jean Paul Gaultier’

Martes 28 junio 2022

De Schiaparelli a Valentino, el fucsia está de moda en 2022

París, 1930. La diseñadora de origen italiano Elsa Schiaparelli tenía muy claro cual era la reacción que esperaba de su público, el día que presentó en sociedad su famoso shocking pink. Un rosa chillón con tintes magenta que provocó un efecto wow de inmediato entre la sociedad parisina y demostró que el rosa, más allá de ser dulce, suave o romántico podía ser agresivo, reivindicativo y chocante, sin dejar de ser femenino.  Desde entonces, el fucsia sería el color por excelencia de la eterna rival de Coco Chanel que servía tanto de inspiración como una fórmula de evasión de la propia Schiaparelli. Recordamos que la moda austera de los años 30 y 40 que coincidía con un periodo de depresión económica, necesitaba un color potente que invitara al escapismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, esta tonalidad vibrante quedó inmortalizada en vestidos como el que lució la actriz Zsa Zsa Gabor para enfundarse en la piel de Jane Avril, la cantante del Moulin Rouge en la película homónima de 1952, y un año más tarde, Marilyn Monroe también quedaría en la memoria de los espectadores en la película ‘Los caballeros las prefieren rubias’. Lucía un vestido fucsia con escote palabra de honor, lazo voluminoso en la parte trasera y largos guantes a conjunto.

2022. Ya han pasado más de 90 años y el fucsia vuelve a estar en el candelero. Lo rescató hace una década, la generación del Milenio que hizo del rosa, su bandera cromática. Después de dos temporadas apareciendo de forma intermitente en la pasarela ha sido la firma Valentino quien la que lo ha vuelto a poner de moda. Fue en la última semana de la moda de París para presentar su colección Otoño-Invierno 2022. El actual diseñador creativo de la firma, Pierpaolo Piccioli exhibió una propuesta teñida íntegramente en color rosa. Sorprende que la firma que es famosa por abanderar otro color potente: el rojo Valentino, siempre ligado con el joven diseñador Valentino y sus viajes a España que le inspiraron, haya elegido otro color para defender los nuevos diseños. Ahora Valentino abraza el tono Pink PP, una tonalidad registrada al colaborar de nuevo con Pantone Color Institute para la personalización del color. Así, el rosa Pink PP, convertido en el nuevo rojo de la casa italiana, se paseó por París en una puesta en escena que recordaba a la canción ‘Think Pink’ de la película ‘Funny Face’ protagonizada por Audrey Hepburn. “El rosa es el color del amor, la comunidad, la energía y la libertad”, declaraba el actual director creativo, Pierpaolo Piccioli sobre su decisión. A su vez, los diseños monocromáticos permitieron deslumbrar los pequeños detalles: las siluetas, los volúmenes, los escotes y el patronaje impecable. Piccioli también trasladó los nuevos modelos más arriesgados – triunfa la silueta cut-out con aberturas sorprendentes y las transparencias- a las asistentes de la Gen Z como Zendaya, actual imagen de la casa que asistió al desfile con un traje rosa.

 

“El rosa es el color del amor, la comunidad, la energía y la libertad”,

afirma Pierpaolo Piccioli, director creativo de Valentino.

 

Otras firmas de lujo como Versace con la impactante Naomi Campbell al frente del desfile, Gucci, Loewe, Chanel o Jacquemus también se han puesto de acuerdo esta temporada para subir el fucsia en la pasarela.

Una actuación de Rosalía en 2019. Foto: Valpalavecino

Actrices, prescriptoras de moda y royals, todas visten de fucsia

¿Qué tienen en común Zendaya, Olivia Palermo y la Reina Letizia? Evidentemente ya sabes la respuesta. El fucsia también seduce a las fashion insiders que conocen los efectos de apostar por un color arriesgado, pero favorecedor que luego se adueñará de las grandes distribuidoras de moda. Precisamente, el estilo de la Reina causó furor en primavera con un vestido fucsia que presentaba aberturas laterales debajo del escote de la firma valenciana Serendipia. La actriz Zendaya también levantó pasiones enfundada en un traje del mismo color y las influencers Olivia Palermo o Tiffany Hsu acumularon centenares de miles de likes en Instagram con vestidos del rosa más deseado del momento. 

 

El estilo de la Reina Letizia causó furor en primavera

con un vestido fucsia que presentaba aberturas laterales

debajo del escote de la firma valenciana Serendipia.

 

Vivimos también el momento perfecto para dar rienda suelta al color en una época de postpandemia donde el desenfreno, la alegría y cierta ligereza campan a sus anchas y esa actitud relajada se traslada en la moda con un armario más vital, enérgico y colorista. No en vano, un color como el fucsia se tenía que erigir como tendencia cromática absoluta de la temporada, junto con otros tonos como el naranja vitamina, el morado o el verde esperanza. 

Desde Gratacós también hemos notado este renacer del rosa fucsia porque curiosamente los tejidos de esta llamativa tonalidad están volando de nuestro almacén. De hecho, en la tienda online disponemos aún de algunos artículos del color que marca el ritmo de la actualidad. Todo está conectado en el mundo de la moda, desde la materia prima hasta el diseño final que luego veremos en pasarela y que, más tarde, las personas corrientes llevaremos en la próxima temporada.

Jueves 16 junio 2022

¡Con brillo propio! Las lentejuelas ayer y hoy

Empieza la temporada veraniega con una tendencia cada vez menos reservada para las ocasiones especiales: las lentejuelas, que con sus brillos atrapan todas las miradas. Desvinculadas de su zona de confort, estas pequeñas láminas metalizadas cosidas en el tejido se erigen las protagonistas del momento junto con otros materiales que deslumbran por sí solos como las iridiscencias o los acabados satinados que producen un brillo más discreto.

En esta ocasión, las lentejuelas, junto con los colores flúor y las transparencias, salen de los desfiles de las colecciones SS22 de Tom Ford, Michael Kors, Loewe, Valentino o Rodarte para invadir la calle a través de outfits resplandecientes. La clave de las lentejuelas, hasta ahora reservadas en celebraciones concretas como las Nocheviejas, es que existen muchas opciones para lucirlas con acierto en prendas para llevar a todas horas. De día y de noche sin reparar en brillos ni excesos. Desde los looks rock & roll de Saint Laurent, hasta la sofisticación de Chanel y Celine que las combinan con tweed o en detalles clave como muestran Gucci, Balmain o Paco Rabanne, creador de la icónica malla metalizada.

De Tutankamón a Leonardo da Vinci

El origen de las lentejuelas se remonta al Antiguo Egipto, donde se cosían pequeños discos de oro y plata en la ropa de los faraones y sus consortes como signo de riqueza. De hecho, fue durante el descubrimiento de la tumba de Tutankamón en 1922, cuando los arqueólogos encontraron, entre distintos objetos, ropa decorada con brillantes discos de metal. Una época que coincidió a su vez, con la fiebre metalizada de los Locos Años 20, encarnada por el vestuario de las flappers y la egiptomanía que desató este hecho, que inspiró a los diseñadores de la época a diseñar atuendos con discos metalizados para destacar en la pista de baile. 

En inglés, la palabra sequin (lentejuela, se vincula al término en árabe sikka (moneda) y al zecchino, una moneda dorada acuñada en Venecia durante el siglo XIII. Las primeras lentejuelas fueron monedas cosidas a la ropa, por razones que iban desde exhibir la riqueza y el estatus hasta complicarle la vida a los ladrones. Se dice también que Leonardo da Vinci, uno de los grandes inventores de la humanidad, ideó una máquina para producir pequeños discos de metal. Un prototipo que nunca se llegó a fabricar, pero que ya ubica la antigüedad de la lentejuela.

Más tarde, en los siglos XVII y XVIII, empezaron a usarse carteras, estuches y aparecieron los bolsillos. Por lo tanto, en la indumentaria de hombres y mujeres ya no era necesario coser las monedas a la ropa para mantenerlas a buen recaudo, y los pequeños discos de metal se convirtieron en un ornamento puramente estético. 

La lentejuela brilla en el siglo XX

Las lentejuelas como las conocemos surgieron en el siglo XX. Sus destellos empezaron a adornar los ricos vestidos de la Bélle Époque, añadían toques de luz a las creaciones de los años 20 y volvieron a adornar las prendas de los sensuales años cincuenta. Actrices como Marilyn Monroe o Rita Hayworth sucumbieron al centelleo de la lentejuela con innumerables trajes que resplandecieron dentro y fuera del celuloide. Un vestido brillante de la época que conecta con la actualidad es el icónico vestido beige que la diva rubia llevó cuando cantó ‘Cumpleaños feliz’ al presidente John F. Kennedy en 1962. Ese mismo vestido cubierto de cristales fue el que se enfundó Kim Kardashian en la MET Gala 2022.

Los materiales utilizados para crear las lentejuelas también cambiaron con el tiempo. El metal de los primeros prototipos evolucionó hacia la gelatina en la década de los 30. Este último material resultaba menos pesado, pero era frágil y no aguantaba bien los cambios de temperatura. Luego, pasaron a ser de plástico, flexible y resistente al lavado. Gracias a este cambio, las lentejuelas se volvieron más prácticas, menos costosas y más asequibles que sus anteriores versiones.

Un adorno vinculado con la música, el movimiento y el exceso

Con la innovación de los nuevos materiales y el triunfo del prêt-à-porter en los años sesenta, el uso de las lentejuelas se popularizó en ropa más común que se volvía atrevida, viva y colorida. ¿El objetivo? Adornar la silueta, empoderarla y convertirse en el centro de atención de las miradas. Este manifestó cuajo muy bien en los años setenta con la fiebre disco. En los movimientos contraculturales, las lentejuelas y todos los tejidos brillantes se convirtieron en un símbolo de rebelión contra el sistema que consideraban serio y aburrido. Ahí es cuando empezó la época del glam rock. Un movimiento sensual, andrógino, excéntrico y revolucionario que tuvo como símbolo a David Bowie con su icónico alter ego: Ziggy Stardust. El hombre de las estrellas, y otros cantantes de la época se envolvían con trajes de lamé, lentejuelas y mucho glitter. 

Los tejidos brillantes, siendo las lentejuelas los preferidos, volvieron a resplandecer en los años ochenta. Michael Jackson fue el responsable que la brillantina y las prendas faraónicas volvieran a ver la luz con actuaciones memorables donde el Rey del Pop se enfundaba en trajes cubiertos de lentejuelas y pedrería. 

Hoy en día las lentejuelas, así como otros tejidos brillantes, están sometidas a los vaivenes de la moda cíclica. Su material sigue siendo a base de plástico, ahora mayoritariamente reciclado, pero con recubrimientos especiales. Lo que no ha cambiado es su significado. Las lentejuelas despiertan la imaginación, se hacen visibles e iluminan la vida cotidiana de las personas. Son un elemento de escapismo, algo con lo que aferrarse hacia otros mundos de fantasía. Y ya sabemos que la moda es sueño y en Gratacós nos gusta haceros soñar a través de nuestros tejidos de lentejuelas. Aquí te dejamos una selección de los más novedosos para que brilles con luz propia.

Jueves 26 mayo 2022

Naranja, el color de la singularidad

El naranja es un color más común de lo que pensamos, aunque su papel en la historia siempre ha quedado relegado en segundo plano. Esta tonalidad híbrida entre el rojo y el amarillo provoca una reacción inmediata cuando se la reconoce. Activa, estimula, sorprende y divierte. No en vano, este llamativo color siempre está vinculado con lo poco convencional. Su singularidad ha desempeñado un rol importante en el arte, la historia y el diseño. Desde la antigüedad el naranja estaba presente en rituales del Antiguo Egipcio, se ha considerado un color sagrado en varias culturas asiáticas y ha llegado a enamorar artistas como Vincent van Gogh y Toulouse-Lautrec que usaron el naranja en sus pinturas. Os contamos algunas anécdotas de este color exótico, a menudo subestimado. 

El naranja en la antigüedad

Los antiguos egipcios fueron los primeros en utilizar una tonalidad entre amarillo y naranja que extraían del mineral rejalgar para decorar sus tumbas. El pigmento que se extraía era tóxico -contiene arsénico- y era utilizado por los chinos para ahuyentar las serpientes, además de ser empleado en la medicina tradicional del páis. Otro mineral relacionado, el oropimente también era usado como pigmento y se la consideraba un producto comercial de gran valor en la antigua Roma. En la Edad Media el pigmento anaranjado fue utilizado durante la Edad Media en los manuscritos.

En Asia, el naranja fue considerado un símbolo con diferentes interpretaciones según la cultura de cada país. Esta tonalidad está presente en muchas de las religiones asiáticas. En el budismo, el naranja es un color sagrado: se le considera el tono de la iluminación y la búsqueda del conocimiento y por eso, la indumentaria de los monjes budistas es tradicionalmente de este color. Para el confucianismo, el naranja simboliza el color de la transformación. En el hinduismo, el vestido que lleva Krishna -una de las deidades personificadas más veneradas- es siempre de esta brillante tonalidad. El nombre del color en India y China deriva del azafrán que a su vez era el tinte más caro de los dos países. Estas potencias asiáticas consideraban que el naranja representaba el balance equilibrado entre la perfección del amarillo y el poder del rojo.

Un color sin nombre

En Asia el naranja era una tonalidad venerada. En cambio, en Europa el color no tuvo nombre hasta el siglo XVI cuando los comerciantes portugueses trajeron de India y China, las frutas más exóticas del momento: naranjas y mandarinas, teñidas de un color que los europeos llamaban hasta entonces amarillo rojizo. Este llamativo color importado del Lejano Oriente a través de los naranjos se le asignó el nombre de la propia fruta. Naranja en español, orange en inglés, arancia en italiano y laranja en portugués. 

Otra curiosidad: hoy en día el naranja es un color que conecta a nivel psicológico con el mundo de los sabores y resulta agradable a la vista cuando se le vincula con la comida. Melocotones, albaricoques, mangos, zanahorias, langostinos, gambas, salmón, calabazas, curry… El naranja puede ser un color apetitoso, ¿verdad?

El naranja en el arte

En el arte occidental europeo, el uso del naranja se volvió común a partir del siglo XIX, cuando se produjo el primer pigmento naranja sintético llamado cromo anaranjado. Esta tonalidad fue la favorita de los pintores prerrafaelitas e impresionistas, quienes hicieron uso del color para capturar los efectos de la luz natural. Artistas como Monet, Gauguin, Renoir y Toulouse-Lautrec usaron ampliamente el color para provocar sentimientos de calidez, evasión y diversión. Si hay un artista que se le vinculó directamente con el color naranja fue Vincent van Gogh, que a través de la pintura mezclaba sus propias tonalidades de naranja y las usaba en contraste con los azules y los púrpuras característicos de su trabajo.

Un color de temporada en 2022

Aunque Pantone coronó en 2022 el lila Very Peri como el color del año, lo cierto es que la industria de la moda parece haber puesto el ojo a un tono más intenso y vitalista para levantar el ánimo. En pasarelas a través de las colecciones de verano y pre-fall, en el street style de las fashion weeks, en escaparates de las grandes firmas… el naranja se ha alzado como uno de los tonos estrella de la temporada en todas sus gamas posibles. 

El naranja ha estado presente en la actual colección SS22 de Christian Siriano, Collina Strada o Proenza Schouler, transmitiendo optimismo y alegría a la ropa presentada, pero es en las colecciones de transición cuando cobra más fuerza. Por ejemplo, Erdem es una de las firmas que, ha apostado por este color, pero en sus versiones más soft como el naranja caldera para vestidos satinados con motivos en negro y looks que juegan con las texturas y utilizan el mismo tono. Por su parte, Chloé se ha decantado por las tonalidades pastel dándole un aspecto menos agresivo. Oscar de la Renta le ha dado al naranja matices rojizos, siempre acompañado a otros colores o en formato bolso. En cambio, Gucci ha apostado esta temporada por un naranja vitaminado que tiñe una falda a varias capas en el mismo tono. 

El namarillo vuelve a pisar con fuerza en las pasarelas. Una tonalidad híbrida a medio camino entre el naranja y el amarillo que se popularizó en 2016 entre las colecciones de primavera y causó furor por su vistosidad y luminosidad, siendo el tono del verano de entonces. Ahora, Prabal Gurung ha recuperado este tono vitamínico y lo ha incorporado en gran parte de los looks de su última colección. En un tono algo más apagado, Staud lo ha convertido en conjuntos de punto con microshorts y Chanel en monos que son el sello de su directora creativa, Virginie Viard.

¿Cómo combinarlo?

En ocasiones lo que se ve en la pasarela no necesariamente acaba llevándose en la calle. Y el naranja seduce a primera vista, pero no es un color fácil de llevar ni tampoco discreto. Aún así, el street style de los prescriptores de moda o los looks expuestos por las celebridades en las red carpets son la mejor referencia para demostrar las posibilidades cromáticas que tiene el naranja en el armario. 

La forma más sencilla de iniciarse en el color naranja es hacerlo en pequeñas dosis a través de una sola prenda o relegándolo simplemente en los accesorios. Los tonos que siempre van bien con el naranja son los neutros: blanco, negro y tonalidades beiges o maquillaje que creen un efecto base. Por el contrario, si tu nivel de atrevimiento es elevado el naranja sienta de maravilla en clave total look a través de vestidos, trajes chaqueta o combinaciones de top con faldas. En cuanto a combinaciones arriesgadas que potencian este color vitamínico hay algunas muy repetidas en pasarela que fluyen por su contraste: naranja con fucsia para un máximo atrevimiento; naranja con verde intenso para jugar con los complementarios; naranja con azul celeste o rosa palo para rebajar la intensidad; naranja con morado para aclamar protagonismo; naranja con gris para los días lluviosos, o evidentemente, naranja con naranja para un juego visual armónico. ¡Este color acepta más tonos de los que habrías imaginado!

Por último, te mostramos algunos de nuestros tejidos más vitamínicos de la nueva temporada. ¿Qué te imaginas diseñar con ellos?

Lunes 09 mayo 2022

Vuelve el festival Moritz Feed Dog en Barcelona

Este mes de mayo, la moda vuelve a la gran pantalla con la celebración de la sexta edición del Moritz Feed Dog, el festival de Cine Documental sobre Moda, Cultura y Ciudad de Barcelona. Una iniciativa ecléctica que nos acerca a la riqueza y complejidad de la moda, entendida como un fenómeno cultural que refleja la sociedad en constante transformación. Esta visión y eje vertebrador articula todas las proyecciones y las actividades paralelas del festival que tendrán lugar del 12 al 15 de mayo en los cines Aribau Multicines de Barcelona.

Un homenaje a la minifalda

En esta ocasión abre la nueva edición del Moritz Feed Dog el documental de Quant, inspirado en la diseñadora que para muchos es la creadora de la minifalda. Una proyección dirigida por Sadie Frost. La actriz y directora estará en Barcelona para acudir al estreno en España de su documental.  El documental escenifica los inicios de Mary Quant cuando abrió su primera tienda en King’s Road en Londres, diez años antes de que los Beatles conquistaran el planeta. La diseñadora se olió la revolución juvenil que estaba a punto de llevarse por delante el mundo de ayer y supo canalizar la rebeldía, el ansia de libertad y el terremoto generacional que supuso la década de los 60 a través de su ropa desenfadada, sexy y colorista. 

La ropa de Quant y en especial, la minifalda estaba diseñada para las jovencitas de la época con una doble misión: la emancipación y el rock’n’ roll. ¿Quién quiere vestirse hoy como una duquesa?, se pregunta la genial diseñadora en este documental de Sadie Frost que no consigue aclarar la pregunta del millón: ¿quién inventó la minifalda, ella o Courrèges? Lo que sí retrata con precisión es a una mujer moderna, adelantada a su tiempo, empresaria en un mundo de hombres y estilista de cabecera de la década que aglutinó el feminismo, la píldora y el movimiento Swinging London. ¡Viva Mary Quant!

El zapatero de los sueños

Otro de los platos fuertes del festival es el estreno en España del documental sobre Salvatore Ferragamo. Salvatore: Shoemaker of Dreams, dirigido por Luca Guadagnino, director de películas como la ganadora del Oscar ‘Call Me By Your Name’. El célebre zapatero nació en un pueblecito de la Campania llamado Bonito y llegó a conquistar los pies de las estrellas más fulgurantes del Hollywood dorado. ¿Qué llevó a Eva Perón o a Marilyn Monroe a caer rendidas ante Salvatore Ferragamo? Una elegancia atemporal y también un enfoque científico, del que salieron grandes innovaciones para la industria del calzado, como el tacón de cuña o de jaula. 

El documental se adentra en los entresijos de la firma florentina de la mano de su viuda, Wanda Ferragamo, madre de seis hijos, que fue la encargada de tomar las riendas de la marca tras el fallecimiento de Salvatore en 1960, mantener vivo su legado y lanzarla, con éxito más que demostrado, al prêt-à-porter. La historia también de esta visionaria en la sombra.

Erotismo y provocación

Entre la programación del Moritz Feed Dog destaca la obra sobre Helmut Newton. The bad & the beautiful recoge el legado erótico y la mirada subversiva de este gran provocador de la fotografía de moda. Newton dedicó toda su vida a retratar a mujeres fuertes, poderosas y esculturales, como estatuas en un pedestal. El documental de Gero von Boehm acierta al incluir tanto a sus fervientes admiradoras (Grace Jones, Charlotte Rampling, Marianne Faithfull o Anna Wintour) como a sus críticas más feroces (Susan Sontag e Isabella Rossellini), que le tachan de misógino y machista. La cámara muestra al Newton afable y bromista de las sesiones de foto, pero también al enamorado de su mujer, la también fotógrafa June Newton, y nos descubre una infancia difícil y una juventud en el exilio huyendo de la Alemania nazi.

Grandes visionarios de la moda contemporánea

El festival también pone de manifiesto el saber hacer y el legado de los grandes maestros de la moda. En este sentido, destacamos tres documentales que giran alrededor de las figuras de Pierre Cardin, Karl Lagerfeld y Martin Margiela. 

En primer lugar, House of Cardin muestra los designios del hombre que revolucionó y democratizó la moda en los 60 con sus diseños ultramodernos, el logo de las mil y una licencias, el diseñador que desfiló en la Gran Muralla China, la marca que lo mismo vende perfumes que bufandas o agua mineral embotellada… Pero, ¿quién es realmente Cardin, el hombre que convierte en oro todo lo que toca? Este documental dirigido por P. David Ebersole y Todd Hughes desvela parte del enigma.

Imperdible bajo nuestro punto de vista también es el documental Karl Lagerfeld Se Dessine. Dirigido por el respetado periodista Loïc Prigent, la pieza muestra a primera vista, los dotes artísticos del káiser a través de sus inolvidables dibujos para bucear poco a poco en su vida privada. Karl Lagerfeld fue un superdotado con una memoria visual deslumbrante y a través del dibujo habla de su infancia, de la frialdad de sus padres e incluso del gran amor de su vida, Jacques de Bascher. Una delicia imprescindible para los fans de Lagerfeld.

Por último, destacamos también Martin Margiela: in his own words. Tras abandonar el mundo de la moda, el nombre de Martin Margiela sigue despertando hoy una mezcla de misterio, admiración e intriga que ningún otro diseñador ha logrado reunir. El creador belga que provocó una ruptura en la historia de la moda con su ropa reciclada, sus colecciones irónicas y deconstruidas, su street casting y sus shows en solares semiabandonados sin sitting, sigue negándose hoy a mostrar su rostro ante las cámaras. Nunca el anonimato había sido percibido como algo tan poderoso en una industria adicta a la visibilidad en la que, de la noche a la mañana, se instauró el culto a la invisibilidad. Pero algo del enigma Margiela se resuelve en este apasionante documental donde él mismo cuenta en primera persona su historia: su infancia, sus inicios en el mundo de la moda, su relación con el éxito, la conquista de París, el fichaje de Hermès, la compra de la marca por parte de Renzo Rosso… un viaje mágico que explica por qué Margiela fue más un movimiento social en los 90 que una simple marca y por qué miles de mujeres abrazaron entusiasmadas a un creador que no las veía como objetos, sino como personas reales, más intrigantes que sexys y más inteligentes que chic.

Esta es una pequeña selección de algunos de los 17 documentales programados en la nueva edición del festival Moritz Feed Dog. La programación al completo la puedes encontrar aquí

Miércoles 27 abril 2022

Gratacós en la Barcelona Bridal Week 2022

La Barcelona Bridal Week 2022 ha cerrado el calendario de desfiles en la capital catalana. La feria internacional de moda nupcial, que se celebró del 20 al 24 de abril en la Fira de Barcelona, ha decidido apostar por una vuelta a la normalidad con los desfiles presenciales de 34 diseñadores dirigidos a profesionales y futuras novias, y también ha contado con un amplio espacio expositivo en el que han participado 320 marcas vinculadas con el sector nupcial y festivo.

Gratacós no ha querido perderse la oportunidad de volver a contemplar los desfiles en directo de los diseñadores nupciales que cuentan con nuestros tejidos en la elaboración de las nuevas colecciones de temporada. Es por eso que hemos estado atentos a cada look presentado porque nos asombra comprobar una vez más, como nuestros tejidos se convierten en sofisticados diseños de novia. Aquí te mostramos algunos de los looks nupciales más especiales de la temporada 2023. 

Higar Novias

La empresa familiar sevillana Higar Novias, nacida en 1980 presentó la colección ‘Origen’, basada en el diálogo entre la costura y la arquitectura. La nueva propuesta se desarrolla partiendo de los patrones más emblemáticos, fusionándolos con líneas puras y actuales de la arquitectura contemporánea. Si hacemos foco en el detalle, a lo largo de la colección se aprecia la gran variedad de diseños sofisticados, femeninos y contemporáneos. Predominan los tejidos enriquecidos y jacquares monocolores, que conviven en armonía con siluetas y cuerpos semitransparentes, adornados con plumas, sobre tejidos ricos en pedrería, que combinan con amplias faldas de tul y con pequeños detalles brillantes. 

En cambio, la colección de fiesta combina la versatilidad de la moda urbana y la elegancia que tanto caracteriza a los diseños de Higar Novias. Maxi estampados y bordados se combinan con una paleta de colores vivos en vestidos ceñidos en la cintura que cobran volumen en las faldas. También destaca la pedrería en cuerpos escotados y siluetas sirena muy femeninas, que invitan a amar la moda para las ocasiones especiales.

Isabel Sanchis

La nueva colección de Isabel Sanchis está inspirada en la diversidad cultural que caracteriza a sus clientes de todo el mundo, así como en su forma de entender la moda. Como resultado, la diseñadora valenciana ha creado piezas que parten de un prêt-à-porter trabajado, desde estampados geométricos cercanos al op art hasta piezas de costura con volúmenes y trabajos artesanales minuciosamente confeccionados, que son parte de la esencia de la firma. Isabel Sanchis ha querido mostrar lo mejor de la marca destacando el trabajo artesanal y la precisión del detalle. En cuanto a la paleta de colores de la nueva colección, además del negro, siempre presente en las colecciones de Isabel Sanchis, se ha introducido una gama de marrones, naranjas, pistachos y rosas que aportan optimismo y pasión por vivir. 

Lorena Panea

Lorena Panea es un atelier y marca femenina que homenajea a los diseños de la Antigüedad, creando moda nupcial exclusiva y atemporal para la mujer contemporánea. La joven diseñadora presentó en esta ocasión la colección ‘Anatolia’. Un set de seis vestidos de novia de estilo boho, inspirado en las diosas antiguas de Mesopotamia, Egipto y Asia Menor. Los diseños recogen influencias étnicas y nómadas de esas caravanas que viajaban a través de los continentes esparciendo las creencias ancestrales y fundiendo los cultos de las antiguas deidades. Cada diseño se compone de tejidos trabajados como encajes, tules bordados y ornamentos llamativos. 

Nicolás Montenegro

Nicolás Montenegro recoge el testimonio de la primera entrevista que le hizo Rossy de Palma, musa y amiga de la casa para rendirle homenaje. Así, ‘Savoir Fair’ es una colección preciosista y minuciosa que se crea a partir de la demanda de las clientas que exigen una costura elaborada, diferente y realizada con un selectivo patronaje sartorial. La propuesta se articula a través de tejidos ricos, como tules de seda, brocados italianos y pedrería con bordados realizados artesanalmente sobre bastidor, siguiendo las técnicas artesanales andaluzas. La novia de Nicolás Montenegro es sin duda una diva que se siente única y segura de sí misma. 

Olga Macià

Olga Macià es una de las diseñadoras revelación de la moda nupcial y de fiesta. La creadora que se formó en la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce (FELI) escondió bajo la manga, la carta ganadora en una feria nupcial: el ‘As de corazones’. Así es como se llama la nueva propuesta nupcial y colección festiva 2023 que gira alrededor del simbolismo del amor. En la propuesta no faltaron arriesgadas transparencias, escotes vertiginosos, diseños cortos con largos y trajes de dos piezas que se fusionan con vestidos de fiesta en colores enérgicos y tonos brillantes. Los tejidos son texturas de fantasía, flores, transparencias, lentejuelas de colores y redes de impacto. 

YolanCris

Yolancris, la marca española de diseño y confección artesanal de vestidos de fiesta y novia de las hermanas Yolanda y Cristina Pérez, volvió a sorprender en la Bridal Week con sus diseños revolucionarios que nacen desde la excelencia de la alta costura artesanal, dando cabida a todos los tipos y estilos de mujeres. En la diversidad y en el romper con los clichés de novia convencional, la firma encuentra como rendir homenaje a cada mujer exaltando su propia personalidad. En la línea ‘Touch’, Yolancris se ensalzaba la resiliencia, nacida durante la pandemia, mediante propuestas anti bride que representaban una nueva generación de novias con unos gustos y necesidades muy particulares. Por el contrario, ‘Origins’ retomó la esencia de Yolancris, recuperando el estilo boho para novias. Ahora, la colección ‘She’ continúa con los valores de Touch y Origins, pero con una apuesta firme que pone de manifiesto la individualidad y autenticidad de cada novia. Una sinfonía de tres estilos: bohemio, anti brida y alta costura en diseños más ricos y complejos que se adaptan, mejor que nunca, a la esencia de cada mujer.

Las nuevas generaciones del diseño nupcial

¿Y quiénes son los diseñadores de novia nupcial del futuro? IED Barcelona es una de las mejores canteras de diseño, una lanzadera de jóvenes talentos que se gradúan anualmente y esperan su primera oportunidad para entrar en el mundo de la moda. Este año, la escuela renovó sinergias con la Barcelona Bridal Fashion Week y estuvo presente en la feria mundial con un taller de flor textil que pone en valor el diseño sostenible a través del uso de tejidos de alta costura recuperados. Una materia prima que cedió Gratacós para que los alumnos pudieran recrear sus diseños. Este evento también sirvió para celebrar una nueva edición de los premios Scolarship for Talent by Gratacós. En esta ocasión, el primer premio recaía en Myriam Medina, alumna del Postgrado en Diseño de Vestidos de Novia y Ceremonia, por el modelo ‘Allegra’ de la colección La Toscana, Siena. Una propuesta inspirada en esta región del centro de Italia que protagonizará el próximo escaparate de mayo. No os perdáis la oportunidad de ver el vestido en directo en nuestro espacio de Barcelona.

Martes 12 abril 2022

Los tejidos Gratacós en el 080 Barcelona Fashion. Colecciones SS22

Abril es el mes de la moda en Barcelona. A las puertas de una nueva edición de la Barcelona Bridal Fashion Week, hace una semana arrancaba la última edición del 080 Barcelona Fashion, con 22 desfiles virtuales de marcas y diseñadores que presentaron la nueva temporada en el Macba, dentro del edificio de carácter racionalista del arquitecto Richard Meier. Una nueva puesta en escena del imaginario y la creatividad que las marcas exhiben a través de fashion films de las colecciones de temporada que se pueden seguir visualizando en la página web de la pasarela catalana. Gratacós también ha seguido la actualidad de las nuevas emisiones de moda para comprobar, una vez más, como nuestros tejidos han cobrado forma gracias a los diseñadores que habitualmente confían en nosotros: Avellaneda, Eiko Ai, Menchen Tomás, Yolancris y Victor von Schwarz. Repasamos las nuevas propuestas y algunos de los looks clave. 

Noches de verano

Fiel a su filosofía hedonista, el dandy Juan Avellaneda nos traslada a latitudes tropicales en su nueva colección de verano para seguir explorando la elegancia más relajada, inspirada en paraísos cálidos del norte de África. La propuesta se vertebra a través de tejidos naturales, tonos luminosos o encendidos como el rosa, el naranja y el coral, y patrones que, en líneas generales, pierden rigidez. También existen varios modelos de chaqueta, la prenda fetiche de la marca del diseñador barcelonés, que oscilan sin esfuerzo entre los guardarropas del hombre y la mujer. Los estampados se alejan de tópicos y abrazan una versión mediterránea del ikat que da carácter a faldas etéreas y esmóquines alérgicos al aburrimiento. Las prendas evocan la elegancia práctica de la sahariana y la sastrería clásica de aquellos veraneos de midcentury que inmortalizó Slim Aarons. Las blusas acarician el cuerpo y se entrelazan. Los pantalones bailan y los vestidos se pegan a la piel o despliegan fabulosos volúmenes y volantes, otro detalle 100% Avellaneda. En Au réveil il était midi, toda la ropa combina con todo, se armoniza y fluye para un verano perfecto.

La cálida luz del sol

Eiko Ai deslumbra con Lucid Dreams, una colección radiante inspirada en la vitalidad de la energía solar. Independientemente de la inspiración, la fórmula de Glò Lladó se mantiene firme en cada propuesta y consiste en potenciar la belleza de la mujer jugando con la delicadeza y la sensualidad. ¿Y cómo lo consigue? A través de siluetas vaporosas, tejidos etéreos que dejan entrever la piel y estampados evocadores que mezclan sofisticación sin abandonar el espíritu casual y cosmopolita de la firma barcelonesa. La nueva propuesta de verano de Eiko Ai potencia los vestidos tipo kimono, las blusas fluidas y las combinaciones de dos piezas donde no faltan las transparencias, los brillos sutiles y los estampados degradados con otros florales que rinden homenaje a esa visión mística de la mujer, como una ninfa urbana. La paleta de la colección emula positivismo, vida estival y luz dorada a través naranjas intensos que juegan con la gama de amarillos, blancos rosados y pinceladas de azul intenso del cielo. 

La clase es la clase

Por su parte, Menchen Tomás nos recuerda la importancia de la herencia en Old Money, una colección que se inspira en la manera de vestir y de vivir de las familias estadounidenses que han conseguido traspasar la fortuna, la clase y el estatus de generación en generación. Una estética caracterizada por la sofisticación, la fusión entre lo clásico y lo contemporáneo y la elegancia atemporal, alejada de la cultura del logo y la ostentación. De esa interpretación, la firma barcelonesa aúna prendas de vestir como vestidos y faldas midi, pantalones anchos con pinzas, camisas de popelín infinitas con otras prendas más deportivas que podrían utilizarse para un día en un club de campo o una cena en un jardín, una noche de verano. Como detalle en tejidos no faltan las sedas, las organzas y las flores de tul en una paleta cromática vibrante: azul, verde lima, amarillo, rosa fucsia y rojo carmín.

Moda sin género

Victor von Schwarz forma parte de la nueva generación de jóvenes talentos que aportan creatividad y frescura en la pasarela 080. Esta vez, el diseñador barcelonés presentó una colección inspirada en las películas de la mafia asiática de los años 80 y 90, que tenían como centro de operaciones en los barrios rojos de ciudades como Taipei o Hong Kong. Victor von Schwarz apuesta por la moda sin género. Por eso, el diseñador, inspirado en la ropa oriental, crea piezas abiertas, que pueden encajar en cualquier persona, independientemente de su sexo o género. Las siluetas de la nueva propuesta de verano se dividen en dos bloques. El primero es muy brillante, con volúmenes, juegos de drapeados y transparencias que dejan entrever la piel. El segundo, parte de una silueta mucho más cuadrada y con variaciones de la chaqueta sastre clásica. En esta colección los tejidos se caracterizan por tener gran cantidad de fantasía. Las lentejuelas ganan presencia, desde estampado vichy hasta degrade brillantes. También destacamos laminados brillantes en base de viscosa y tules con estampados plateados. En cuanto a colores, los tonos pasteles y los colores espolvoreados se adueñan de la propuesta genderless. 

Terciopelo negro

Yolancris esta vez participó en el 080 Barcelona Fashion con su colección de fiesta, dejando en barbecho el proyecto Y Como, su lado más experimental. La nueva propuesta ensalza el trabajo de artesanía que se respira en el propio taller donde prima el terciopelo, la piel y el color negro. Si ponemos foco en el detalle, al terciopelo se le han mezclado hilos dorados y se han incrustado encaje francés y macramés en una atrayente combinación. Priman también los binomios de color: dorado-negro y blanco-negro, y se separan con explosiones de vestidos monocolor: rojo y rosa empolvado. En cuanto a siluetas, la colección recoge algunas ideas de patrón clásicas combinadas con algunas licencias más atrevidas que se aprecian, por ejemplo, en las aberturas de los vestidos. En líneas generales, la propuesta de Yolancris pretende ser atemporal para convertirse en un fondo de armario para las ocasiones especiales.